La vida nunca es dulce, obra de Maximilian Suillerot en el XLV Festival Internacional Cervantino