Mónica Mayer, curaduría Karen Cordero