Stanislas de Barbeyrac enarbola la vanguardia de la ópera en el mundo