Francisco Hernández compartió su poesía con el público del Cervantino