La presencia y fuerza de las mujeres es vertebral en el mundo de las artes escénicas y, a pesar de que aún no alcanzan una normalidad integradora, cada año se trabaja para hacerlas más visibles. En un área que ha sido históricamente dominada por hombres, día con día impulsamos más la creatividad y el talento de coreógrafas, directoras, dramaturgas, bailarinas, actrices, etc., que aportan nuevos enfoques al quehacer cultural. Según datos del Observatorio Laboral de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, actualmente en México, el porcentaje de mujeres en las artes escénicas es del 34.9 % a diferencia del de los hombres, que es del 64.1 %. Ellas ocupan una tercera parte de la creación en el mundo artístico mexicano, por lo tanto, es primordial que siga habiendo esfuerzos contundentes para borrar esta brecha. En el Cervantino se está trabajando para fomentar la labor femenina desde sus distintas perspectivas, en esta edición estarán presentes artistas que, con su talento y desde su enfoque particular, nutren la diversidad de las artes escénicas. Descubre quiénes son estas creadoras y lo que significa para ellas ser mujer y ejercer su feminidad en el arte. Te presentamos a las mujeres que están en los escenarios cervantinos. 

 

1. Lola Lince 

Con 28 años de explorar otras formas de bailar, Lola Lince llega al Cervantino con su Compañía de Danza Experimental para presentar La caída. Lince ha encontrado su fuerza interna femenina a través de una conexión inquebrantable con su cuerpo y con el misterio del movimiento. Se ha dedicado a desafiar las técnicas convencionales para permitirle a cada músculo, a cada hueso, explorar sensaciones nuevas e imágenes de liberación. Considera que mediante el cuerpo se puede dialogar y empatizar con personas de culturas muy diversas. Como artista, sabe conectar la vida cotidiana, sus glorias y precariedades, con la creación, y asume la dimensión espiritual del ser humano como una herramienta, para ello trabaja desde los elementos naturales y desde historias y personajes con un gran trasfondo como Lilith; Lince hizo una coreografía sobre la parte oculta del paraíso que el catolicismo no nos cuenta, aborda a Lilith porque le parece fascinante cómo renunció al paraíso y a los abusos sexuales de Adán para convertirse en una fuerza indomable y caótica por naturaleza. La coreógrafa explora tanto su lado oscuro como el luminoso, pues cree firmemente en la idea metafórica del desprendimiento y la libertad como una conjunción entre los polos. 

Charla de Jaime Soriano con Lola Lince sobre La caída 

 

2. Sara Correia 

Sara Correia es una de las grandes voces del fado por la intensidad con la que transmite la esencia de esta música popular portuguesa. Sara entiende que la mejor manera de asumir su identidad es a través de la autenticidad: conjuga la tradición con la irreverencia, el fado con el pop, sin miedo a lo que los demás puedan decir. Su historia, su origen y sus raíces la acompañan en cada paso que da, pero al mismo tiempo, le gusta explorar experiencias y visiones nuevas, porque eso es lo que caracteriza su esencia: la intensidad y transparencia de sus emociones.  

Video oficial de Chegou Tão Tarde de Sara Correia 

 

3. Elisa Carrillo 

La icónica Elisa Carrillo es la mexicana que ha logrado obtener el título de primera bailarina en el Ballet Estatal de Berlín. Además, ha puesto el nombre de México en alto al ser la única latinoamericana que ha ganado los tres premios más importantes del mundo de la danza, incluyendo el Benois de la Danse. Para Elisa, no importa la distancia que la separa de México, ella lleva sus raíces en cada paso que da y se siente más unida que nunca a su país. Cree firmemente que cuando encuentras lo que amas, sale la fuerza, la disciplina y la constancia. Considera que el arte y la cultura son un antídoto contra la violencia, así como la educación es clave para cambiar los estándares sociales que se les han impuesto a las mujeres. Para la bailarina, la maternidad ha sido un impulso en su carrera, su hija llegó en un momento en el que estaba en la cumbre de su vida profesional y en el que realmente deseaba ser madre.  

Elisa Carrillo bailando distintos fragmentos de ballets. 

 

4. Daniela Arroio  

Daniela Arroio es una actriz y dramaturga que estará presente en el FIC con la obra Virgo, nacida de su inquietud en torno a la sexualidad en la adolescencia. Daniela se replanteó su posición como creadora en el momento en el que se convirtió en mamá, pues esto le hizo reflexionar el papel de la mujer en la maternidad y en el trabajo y, si bien ha equilibrado con su pareja el quehacer con los hijos porque está segura de que es un trabajo compartido y responsabilidad mutua, también ha vivido una batalla constante con que el ser madre no tiene que trastocar su individualidad. Para ella, la maternidad no debe interponerse con el individuo creador que es; respeta sus tiempos, sus espacios y sus procesos de creación alejada de sus hijas y, al mismo tiempo, dedica su trabajo a lo que ve y a lo que quiere para ellas. En este sentido, sus dos hijas son una inspiración, porque al verlas crecer en un mundo en el que ser mujer es difícil, le dan un motor muy potente para tratar de cambiar las cosas que no están bien; y esto lo hace a través de su ser artístico, pero también a través de su ser madre y, sobre todo, de su ser humano. Daniela escribió los monólogos del personaje femenino de Virgo, y quiso abordar el despertar sexual desde el placer femenino, ya que en una sociedad que muchas veces no respeta el placer de las mujeres y que más bien lo expresa desde la inseguridad, le pareció un llamado urgente para poner el tema sobre la mesa, o en este caso, sobre el escenario.  

Entrevista en Creadores Universitarios de la UNAM a Daniela Arroio sobre la improvisación.  

 

5. La Bruja de Texcoco  

La Bruja de Texcoco es Octavio Mendoza, un músico travestido que descubrió su feminidad en una noche chamánica y se plantó en el escenario asumiendo su identidad autónoma desde donde puede cuestionarse y cuestionar el machismo. En su trasvestismo encuentra la fuerza que resuena en el cuerpo y en la voz; explora su intimidad fronteriza retomando lo clásico de los ritmos precolombinos y la estética del travestismo de culturas indígenas. Para ella, la feminidad es empoderante porque al final, somos personas con muchos sentires y posibilidades, y eso le permite explorar el cambio y, sobre todo, encontrar su propia seguridad. El talento y la sensibilidad la llevan más allá de las etiquetas y de la extravagancia folclórica para sumergirse en sus sueños y deseos y hacerlos realidad a través de su feminidad. 

Video oficial de la canción Chéni de La Bruja de Texcoco. 

 

6. Andrea Rivera 

Andrea Rivera es una directora, coreógrafa e intérprete mexicana radicada en Tijuana que incursiona en espectáculos en los que el cuerpo y la voz se unen para traer a la escena la vulnerabilidad humana y el destino inevitable. Para Andrea no es imposible desarrollar su ser femenino en un medio que siempre se ha conocido como masculino. En su quehacer artístico ha tenido muy consciente cuáles son los campos a los que quiere llegar. Al reconocerse como mujer, todas sus acciones están permeadas inherentemente por su parte femenina y las explota de manera natural, sin forzar ni encasillar su labor dentro de una parte en toda la gama de diversidades que existe actualmente. Por eso, ella parte de la universalidad para tratar los temas que le interesan, así fue como desarrolló Mamá, la adaptación de Edipo Rey que presentará en el FIC junto a Lux Boreal: se apegó a la interpretación del texto que en sí mismo ya rompe las barreras del género.  

Tráiler del montaje coreográfico Mamá de Andrea Rivera y Lux Boreal. 

 

7. Claire Gibault 

En el mundo de la música clásica, y específicamente en el de los directores de orquesta, siempre han sobresalido los hombres. Claire Gibault logró posicionarse como la directora artística y musical de la Paris Mozart Orchestra, además de haber sido la primera mujer en dirigir la Orquesta Filarmónica della Scalla de Milán y la Filarmónica de Berlín. El quehacer laboral de Gibault no solo se ha limitado a la música, sino también a la política francesa, ya que es miembro del Parlamento Europeo por el sureste de Francia, de la Unión para la Democracia Francesa, y se sienta en el Parlamento Europeo de la Comisión de Cultura y Educación, y en la Comisión de Derechos de la Mujer e Igualdad de Género.  La directora defiende el feminismo para brindar a las mujeres las mismas posibilidades de éxito que los hombres. Esto es con lo que está comprometida dentro de la Comisión de Derechos de la Mujer del Parlamento Europeo: asuntos relacionados a la pobreza, la conciliación de la vida laboral y familiar, y las mujeres migrantes. 

La Paris Mozart Orchestra interpretando el Adagio para cuerdas op.11 de Samuel Barber dirigida por Claire Gibault.

 

8. Liia (ZHAO Chenchu) 

Desde China, la DJ Liia (Zhao Chenchu) ofrecerá una nueva representación de sus característicos sets, en exclusiva para el Festival Internacional Cervantino. Una visión en donde altas tecnologías se incorporan a la energía característica de los beats que ofrece la música electrónica. En un entorno en el que estamos acostumbrados a ver hombres, que sea ella la tornamesista y no la que pone los visuales es una forma de pisar fuerte el escenario y ejercer su feminidad sin límites. La creatividad y la sensibilidad es lo que caracteriza a Liia, quien se ha preocupado por ofrecerle a sus espectadores experiencias multisensoriales fluyendo a través de un caudal de dubstep, jungle, trip-hop y elementos de drum & bass. 

La DJ Liia en pleno set en una fiesta de electrónica en China.