Damián Rovner y los fundamentales